BrIt PoP - bRiT RoCk
 
HOME...possCERO - escribeme
AgGrO MeTaL
MeTaLcOrE
GrUnGe
BrIt PoP - bRiT RoCk
InDuSTriAl rOcK
PuNk / HaRdCoRe
*HaRdCoRe
EmOcOrE
GaRaGe rOcK
ReGgAe/ ReGgAeToN/ dAnCeHaLl/
*REGGAETON
*DANCEHALL - RAGGAMUFFIN
ElEcTrOnIc / TrIp hOp / RaP - hIp HoP
wallpapers
--" E N L A C E S "--
!!!! F O R O !!!
<(O_possCERO)_Ó)>
BrIt PoP - bRiT RoCk
 
BRIT POP - BRIT ROCK
Imagen
Bajo el nombre de 'brit-pop' se agrupa una de las generaciones más extensas y populares de talentos musicales británicos surgidas en los últimos años. Con unos excelentes resultados en las cuentas de la industria discográfica, gracias el apoyo incondicional de los principales medios del país del té, responsables en gran medida del fenómeno, esta etiqueta tan polémica como indefinida, engloba a verdaderos pesos pesados como Radiohead, quienes han manifestado en varias ocasiones lo absurdo de esta denominación. En cualquier caso, se ha aplicado para 'empaquetar' a una serie de bandas cuyos mayores puntos en común son su procedencia geográfica y su aparición en el panorama pop de los 90. Es por ello por lo que, a diferencia de otros movimientos y estilos precedentes como el punk o la new wave, resulta difícil delimitar una estética de grupo válida para todos los integrantes, ya que si hay algo que define intrínsicamente al 'brit-pop' es la ausencia de fijar criterios musicales que vayan más allá del disfrute inmediato de los estribillos y melodías.
Sin embargo, cabe destacar que todo empieza con una primera ola (Suede, Auteurs, Blur, Dodgy, Pulp) después llega otra nueva remesa de grupos (Oasis, Gene, Bluetones, Menswear) y con estos dos bloques se ubican la frívola 'New wave of the new wave' (Elastica, SMASH, Compulsion,These Animal Men) y la cerebral 'New Seriousness' (Radiohead, Manic Street Preachers).
Cuestión de etiqueta
Probablemente, el factor más identificable que defina a todos estos grupos que abanderan el 'brit-pop' sea la enorme deuda que estos artistas tienen con la tradición más melódica del pop británico; con The Beatles, The Kinks, The Who y David Bowie a la cabeza, un componente revival que encontraría sus referentes más próximos en los dos grandes nombres propios de los 80, Morrisey y Paul Weller.
La herencia de los clásicos, palpable en el gran número de versiones con el que muchas de estas formaciones han completado las caras B de sus himnos de nuevo cuño, convierte en ocasiones a estas formaciones en verdaderas síntesis enciclopédicas del pop anglosajón, como ocurre en el caso de Oasis o Blur.
En la mayoría son lugares comunes los arreglos de cuerda, las guitarras perfectamente afinadas y los estribillos de súbito impacto. Junto a este tributo a los 'clásicos', el hedonismo constituye otro de los grandes ingredientes, un sentido lúdico muy ligado a la juventud de la que el 'brit-pop' constituye toda una celebración, tanto en su público como en los propios artistas.
Así, las letras denuncia, los claroscuros del alma o las tentativas experimentales están generalmente ausentes en las canciones, Radiohead aparte, siendo sustituidas por luminosas declaraciones sobre lo maravilloso que es tener menos de 30 años en los 90, a veces ya desde su propio título como en 'Stay young' de Oasis o 'So young' de Suede.
Otro gran rasgo identificativo, y probablemente el más paradójico, es su carácter conservador desde un punto de vista industrial y creativo. Pese a que durante mucho tiempo llegaron a mezclarse los conceptos de independiente y brit-pop, en parte quizá motivado por la profusión de estos artistas en los macroconciertos estivales europeos, lo cierto es que la práctica totalidad de grupos han estado respaldados por las grandes compañías multinacionales con su aparato de promoción a pleno rendimiento. En la esfera creativa tampoco es que se pueda decir que estemos ante una irrupción de ideas nuevas, algo que corresponde en la Gran Bretaña de la época al 'trip-hop' y el 'jungle' y otras ramas de la electrónica representadas por grupos como Massive Attack, Portishead, Tricky, Chemical Brothers o los francotiradores Primal Scream, pese a que sí que resulta evidente una cierta tendencia a la redefinición, no necesariamente vanguardística, en algún momento de la trayectoria de la mayoría de estos grupos, como atestiguan discos como '13' de Blur, 'Coming up”' de Suede o 'Six' de Mansun.
De todas formas, resulta cuando menos arriesgado hablar de giros estilísticos en un movimiento también caracterizado por la efímera discografía de muchos de sus representantes, en ocasiones reducible a un único sencillo.